Rosa Valverde

Rosa Valverde

Rosa Valverde. Exposiciones Museo Gustavo de Maeztu

Rosa Valverde. Exposiciones Museo Gustavo de Maeztu

La pequeña y recogida casa-maison Kalerna del labortano pueblo de Askain, situada a unos 30 kilómetros de San Sebastián, esconde entre sus paredes el misterio de la vida y la obra de una mujer-pintora, que vive feliz y ensoñada sus horas, dedicada al mundo mágico de la creación plástica, y de la convivencia con el historiador Gonzalo, su compañero de viaje.

Lo cierto es que casa Kalerna es un remanso de paz y de luminosidad, de tranquilidad y de orden, sabiamente pretendido y alcanzado, que se abre a un jardín verde de cuento de hadas, y a la calle. Rosa es una gran BROCANTE o pequeña arqueóloga-anticuaria del tiempo pasado, para configurar y vivir un presente, más intenso, poético y ensoñado. Rosa va por el mundo recogiendo, adquiriendo y comprando cuanto cabe en su inmenso corazón rojo y rosa, lleno de perlas y de agujas con empuñadura de plata y, ante sus ojos, pequeñas figuritas de porcelana de niños y de mayores. Animalitos: perros, ranas, cerdos, gatos, cisnes, mariposas; marcas publicitarias de productos comerciales; objetos de toda clase y pelaje, de tamaño casi diminuto, y los va depositando lentamente, pausadamente, sobre repisas y alacenas, sobre mesas y muebles, para que descansen y reposen, para que se tranquilicen y expandan poco a poco, sus múltiples colores, sabores y olores, para observarlos y contemplarlos amorosamente durante muchas horas y muchos días, hasta que llega el día de la fiesta y la alegría, el día del teatro popular, refinado o culto, de la recomposición con todos ellos de la imagen, la figura o la caja, sabia e inconscientemente articulada. Rosa es una demiurga de la imagen, es una demiurga del teatro, es una demiurga del espacio plástico.

Y es que, como Buena Realista Mágica del País Vasco, entroncó, colaboró y fué muchas veces inspiradora, musa y motor de aquel grupo de Nuevos Realistas, que en la década de los 70 floreció y se expandió en nuestro panorama: José Llanos, Vicente Ameztoy, Ramón Zuriarrian, Juan Luis Goenaga, Marta Cárdenas, Andrés Nágel, y otros varios.

Y como Buena Realista Mágica que es, pronto entroncó con el dadaísmo y el surrealismo, con el realismo metafísico y el mágico. Desde muy joven. Los conoció vía paterna, un pintor y escritor culto y cubista, como lo fue Antonio Valverde, “Ayalde” y, además de eso, industrial gráfico. Quizás su preocupación objetual proceda de este mundo industrial y de estos recuerdos de infancia. Algunas de las pinturas de Ayalde ya poseen ecos dalinianos: “Mujer ante el balcón”, hoy en manos de la propia Rosa, y que está colgada en el comedor de su casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR