Fondo pictórico

La colección permanente

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Retrato del Rey Carlos IV

Nº de inventario: 533


Tema: Retrato masculino
Técnica: Pintura sobre tela
Fecha: 1789
Medidas: 166 x 133 x 10cm

DESCRIPCIÓN

 

Una vez más, al subir al trono un nuevo rey, en este caso Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma, tras el fallecimiento de Carlos III en 1789, el ayuntamiento de Estella-Lizarra decidía ampliar su galería de retratos reales. Otra vez se manifiesta el interés por parte del municipio de realizar el encargo a un artista significativo recayendo el trabajo en el pintor Antonio Martínez de Espinosa, artista madrileño, de formación académica, marcada por su por Roma  como pensionado por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Su periplo italiano y la vuelta de Roma en el año 1765, hicieron de él un artista de amplios conocimientos y riguroso oficio, sobrio en sus planteamientos estéticos y correcto en sus composiciones artísticas. Por los dos cuadros de los monarcas, el ayuntamiento de Estella le abonó la cantidad de mil quinientos treinta y un reales y doce maravedíes, ubicando ambos cuadros en la Sala Capitular del Consistorio de la ciudad.

 

 

Este retrato, por su composición e iconografía se vincula con los realizados por Francisco Folch de Cardona (1744-1808) pintor valenciano formado en la Academia de San Carlos de Valencia y pintor de cámara de Carlos IV, Ginés Andrés de Aguirre (1744-1808), pintor formado en la Real Academia de San Fernando de la que fue nombrado director de pintura en 1786 o los primeros modelos que hace Goya. El rey aparece efigiado en un leve escorzo cercano a la frontalidad y con la mirada no dirigida hacia el espectador sino hacia un lugar indefinido, hay una cierta actitud de ensimismamiento. Como hemos comentado responde a los modelos oficiales y nos muestra al monarca colocado delante de una gran cortina que deja entrever una gran pedestal sobre el que apoya una gran pilastra. Viste casaca y largo chaleco,  se adorna con una banda azul  que resalta en el conjunto y bajo ella una banda de correaje para sujetar la espada. En su mano derecha porta bicornio y la izquierda se dispone en actitud de señalar algo con el dedo, algo que no vemos, ya que probablemente el cuadro sufrió recortes posteriores. Esto es notable al contemplar  que, detrás del monarca, en su lado derecho contemplamos el arranque de una corona sobre el cortinaje que adorna el fondo, igualmente cortada. En su conjunto el retrato es muy sobrio, destacando el realismo con que es realizado el rostro del Carlos IV, un rostro que refleja un aire ausente, abúlico y bonachón, distante no solo por el carácter oficial del retrato sino por la forma personal de asumir sus labores de gobierno.

 

 

Figura masculina de tres cuartos ladeada, mira al frente.  Responde a los modelos oficiales y presenta al monarca de tres cuartos, delante del arranque de una gran pilastra y un cortinaje.Viste casaca y largo chaleco,  se adorna con una banda azul  que resalta en el conjunto, abocando en el lado izquierdo, en la espalda. Porta un sombrero de dos picos. Amplio cortinón en segundo plano y ligera referencia arquitectónica, dada por la pilastra y su basa.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11