Sala 8

Sala 8

En la década de los años treinta, Maeztu se introduce en el conocimiento y la realización de obras marcadas por la intencionalidad de llegar a un máximo de personas, esto es, popularizar su trabajo. Para ello, recurre a una técnica de gran tradición en España, el grabado. Siguiendo la estela de sus maestros, Goya, Zuloaga, Solana o Ricardo Baroja, Maeztu realiza una colección de estampas diversas, presidida por su amor a la figura y al paisaje español, y las materializa a través de lo que él llamará “Autolitografías”.

La técnica que usa Maeztu es la de la Litografía, realizando él mismo todo el proceso de materialización, esto es, desde el dibujo preparatorio, hasta la plancha de zinc y su posterior estampación, incluyendo en algunas de las obras, aplicaciones de color realizadas de manera manual. En esta sala se presentan algunas de estas obras, pruebas de autor que pertenecían a su colección personal.