A propósito de la exposición “Cinco claves de la pintura Navarra”: Koldo Sebastian.

EL ARTISTA EN SU HÁBITAT (II)

Koldo Sebastián, la tensión del equilibrio

- Camino Paredes, ex directora general de Cultura, ex directora del Museo de Navarra y experta en arte, continúa la serie en la que descubre, dentro de los estudios donde trabajan, las intenciones y los pensamientos de los artistas navarros más destacados.

- Koldo Sebastián ha convertido su estudio en punto de encuentro, en lugar de reflexión, de diálogo y de amistad

Lunes, 22 de diciembre de 2008 – 04:00 h.

KOLDO Sebastián lleva transitando por este mundo del arte navarro desde hace ya dos décadas, y quienes le conocemos sabemos que lo ha hecho con la disciplina férrea de un convencido y la generosidad infinita de un corazón bondadoso, siempre dispuesto a entregarse, nunca escatimando ni sensibilidad ni auténticos deseos de aprender.

A lo largo de estos años, su incansable tenacidad le ha permitido construir una obra tan sólida como impecable y, sin embargo, pese a lo iniciático de su trabajo, Koldo Sebastián en ningún momento se ha distanciado de nada, y mucho menos de las personas.

Koldo comparte estudio con otros dos interesantes artistas navarros a los que nos acercaremos en otro momento. Su estudio ha sido y es lugar de encuentro en las cercanías de la plaza de San Francisco de nuestra ciudad. Es un lugar de reflexión, de diálogo, de amistad, desde el que se lanzan llamadas de proximidad para no dejar de sentir que las tardes de contacto estrecho, perduran en la memoria. Pero además, allí Koldo se refugia, busca silencios y en la tenue luz de su rincón, habla con la materia mientras siente el placer de limpiar con detenimiento y delicadeza sus pinceles, presos del orden que Koldo impone a todo aquello que es una extensión de sí mismo.

Tensado por el equilibrio, Koldo Sebastián comparte su trabajo creativo con una vida profesional ligada a la docencia, la investigación y la didáctica, que le aportan una densa y dúctil visión de la vida. A esto añade, su programa de educación especial para discapacitados, todo un ejemplo de aproximación e integración con un colectivo especialmente sensible. Quizás este trabajo de máxima sensibilidad, quizás el aplomo que siempre le acompaña, quizás la bondad que siempre sabe trasladar, sean claves en ese estar constantemente con los demás, de ahí que Koldo sea buen ejemplo de artista vinculado, ligado y en continua relación con los demás creadores tanto de su generación como de los más jóvenes (ahí queda su huella en su efímero pero esencial paso por el Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra).


Reflexión

Tras este nuevo viraje profesional, Koldo Sebastián se encuentra sumergido en un momento de expectación, cuando no de profunda reflexión evolutiva “Sueño con que en alguna ocasión llegaré a provocar, por ejemplo, un encuentro donde sea compatible “saber” que un punto es algo que ocupa un lugar pero no tiene dimensiones con “sentir” que desde ese mismo punto, que contiene en esencia todas las líneas posibles, pueden trazarse algunas que dibujarán el perfil inefable de lo que no se puede describir. Esa búsqueda es mi principal empeño aún sabiendo que se escapa de mis posibilidades de alcance y que habré de conformarme con estar cada vez algo más cerca”. Ciertamente Koldo ha realizado en pocos años un largo y depurado viaje, un recorrido de la aspiración a la realización. “Desde mis inicios, cuando era una persona que simplemente dibujaba o pintaba, mis trabajos y divertimentos gráficos tenían una evidente querencia por el orden y los ritmos y ya de niño disfrutaba reproduciendo e inventando grecas y cenefas que mi madre me encargaba para sus labores de punto. Poco a poco y sin que tenga muy clara la razón, fui aumentando mi curiosidad por la composición y la estructura de lo que hacía, hasta que empecé a tener claro mi interés por la geometría y sus posibilidades expresivas. Siempre me ha parecido muy sugerente el potencial creativo de las formas básicas y las relaciones que entre ellas se pueden establecer gracias a esa maravilla de la abstracción que denominamos número, y creo que eso ha sido determinante a la hora de enfocar mi desarrollo creativo dentro del lenguaje abstracto. Por eso creo poder afirmar que mi producción plástica tiene una de sus bases en la no representación y en la mensurabilidad consustanciales a la geometría”. En este proceso, se ha producido la gran transformación, que se acusa y se materializa en la firmeza de su sentir, donde queda patente la diferencia “que existe entre “la persona que pinta” que fui y el “pintor” que considero que soy”.

Ese del que hemos podido disfrutar en sus creaciones escuetas, tan orientales, tan abiertas, nebulosas donde se reducen el negro, el blanco y el gris sobre la base de papel japonés, siempre artesanal que aporta a sus trabajos el logro de la pieza articulada y profunda. Toda la obra de Koldo Sebastián es un desarrollo, fragmentado en colecciones que se entrecruzan, se alimentan y avanzan, Grecia, China, Japón, vivencias personales e intelectuales que se fusionan para darnos al pintor que ya es.

Últimas series

Porque Koldo Sebastián se encuentra a sí mismo y se reconoce en las últimas series expuestas en Pamplona. “Con Whasi intenté desarrollar conceptos de pureza e iluminación a través de la intervención en papeles genuinamente japoneses y cuyo valor simbólico se centra precisamente en esos conceptos. Mediante Sangaku trabajé sobre un código de agradecimiento propio al país nipón y que guarda relación con los problemas matemáticos. En ambos casos incorporé por primera vez la línea curva, el círculo y la esfera, elementos que simbolizan lo espiritual, lo infinito, lo sagrado.y que pretenden remitir, en definitiva, a la idea de trascendencia. Con Caligometrías (posiblemente el trabajo con más líneas de desarrollo, entre ellas la construcción de volúmenes) estoy trabajando sobre la génesis del ángulo perfecto”.


Este último reto, con sus grandes dificultades, incluso con problemas de ejecución añadidos, afirman la solidez del trabajo de Koldo Sebastián, siempre oscilante entre el análisis y la incógnita, el rigor y la sorpresa. Pero también, a través de esta versátil obra, estamos siendo testigos de la afirmación de su construcción personal, evidente en los resultados que nos proporciona, en sus silencios y en su elocuencia, la misma que nos lleva a escucharle siempre seguros del impacto emocional de sus palabras. “Parto de la base de que el arte adquiere su sentido fundamental cuando es capaz de generar una experiencia, experiencia estética, que supone una conmoción que hace que quien la vive “siente” la vinculación a un mundo del que es parte gracias al impacto de un complejo estimular con el que amplia la conciencia de sí mismo. Podría decirse que una experiencia nos revela rasgos fundamentales de la identidad que nos sostiene, y a la vez, nos descubre posibilidades desconocidas que también anidan en nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>